una desterrada más de la muerte

sábado


El tiempo avanza y es implacable, y no espera y no perdona a nada ni a nadie. Un año más se va dejándonos atrás, sueños que se cumplen, sueños que se pierden, recuerdos y olvidos. Ya no hay mucho más que hacer a estas alturas, las cartas están echadas, solo queda mirar al frente, el pasado quedó atrás y sólo queda un enorme camino frente a mis ojos, un camino que quiero que sea el mejor de todos. Alejada de los fantasmas, alejada de los proyectos que murieron cuando me sacaste de tu vida, ya no eres nada, ni siquiera un fantasma, no hay más allá. Yo he muerto, tú también. Tienes tu regalo de navidad, yo tengo el mío, y ahora que mandé a mi corazón de viaje, a un millón de años luz de casa, no habrá nadie capaz de alcanzarlo nuevamente, porque está latiendo allá lejos, perdido en un rincón del tiempo, sin maripositas, sin escalofríos, nunca más. El proyecto es claro como el agua, me iré apenas pueda y tenga dinero, ya no tengo nada más que hacer aquí. No era aquí donde debía estar, no es aquí donde encontrare todo lo que quiero para mí, alguna vez creí que podía tenerlo todo, hoy sé que tengo poco, pero eso poco me dará energías para poder irme y encontrar más de lo que tuve.
Poli Entre un valle de Lagrimas y un lecho de rosas. Ovro clausa patent
27/12/09 00:00

1 Comments:

At 1:49 p. m., Blogger Marcos Telias said...

Prrr

 

Publicar un comentario

<< Home